STRUGGLE

Post Date: 16 de Enero de 2011
Site: LiveJournal


“Sometimes, struggles are exactly what we need in our life. If we were to go through our life without any obstacles, we would be crippled. We would not be as strong as what we could have been. Give every opportunity a chance, leave no room for regrets”


En pocas palabras, STRUGGLE.

Sí, pero para bien... creo.

En primer lugar he intentado alejarme un poco de las redes sociales. Y aunque es todo un reto para mí, he logrado pasar menos tiempo apegada a Facebook, Twitter y cualesquier otra red social, al menos en un 3%. Algo es algo.

Esta semana se convirtió en todo un reto para mí. Mucha gente podrá no entender o bien, no ver mis pequeños pasos como cruciales o sustanciales, pero créanme, para mí lo son. Comencé por tratar de dedicarle mayor tiempo a mi trabajo, el cual estaba haciendo a un lado a razón de mi depresión y mi constante obsesión con mi E.D., entre otros temas. Y sí, fue benéfico, porque al menos siento que puedo volver a encontrarle un poquito de sentido al por qué estoy trabajando allí; un poquito de pasión a lo que antes amaba hacer y que hoy, simplemente desarrollo por inercia. Me sentí mejor, sí; sin embargo, eso no me garantiza ni disipa las mil y un dudas que me han venido surgiendo desde que comenzó el año. ¿Debo seguir allí? ¿Estoy en el camino correcto? ¿Estoy prolongando un ciclo que ya debiere cerrar? ¿Me equivoqué de profesión? Y al principio me aterrorizaba el pensar en todos estos cuestionamientos sin respuesta aparente; hoy, hoy simplemente decidí que el tiempo me dará la respuesta, mientras yo esté abierta a ello, así que aquí estoy tiempo, abierta a lo que tengas que enseñarme.

Con el tema del peso sigo batallando y mucho. Es un terreno en el que difícilmente doy un paso pero siempre, sin excepción, retrocedo dos. El primer paso para comenzar mi "recuperación" o al menos estabilizarme en lo que a mi E.D. se refiere, fue el acudir de nuevo al nutriólogo. Y sí, fue aterrorizante pero lo logré. No puedo decir que fuí totalmente abierta con ella -sí, una mujer-, pero sí traté de ser precisa en qué tomaba, qué tomo y qué es lo que espero. Muchos me criticarán porque no hablé directamente de mi E.D. con ella pero, pregunto, ¿es posible? ¿es posible llegar y decirle a una extraña que no está capacitada para tratar este tema, "hola, soy fulana y soy bulímica" ? No. Pero fui lo más sincera posible y eso es lo que por lo menos me deja tranquila. Y comencé bien, temerosa, incrédula, como siempre, pero comencé. Aunque a decir verdad, a partir del viernes se vinieron abajo muchas de mis expectativas en cuanto a este tema y sí, el problema es que yo sigo pensando en dirección a "quiero bajar de peso" y no a "quiero curarme, quiero superar mi enfermedad". Este fin de semana, aún y cuando seguí la dieta (que a decir verdad es bastante completa y no me mata de hambre en lo absoluto -por momentos pienso que es demasiada comida-), tuve un ataque de pánico, no tan intenso como solía tenerlos antes, pero pánico al fin. Y sí, recaí. Yo sé que no es justificación pero al menos siento que el esfuerzo que hago rinde frutos, en la medida de lo posible, habiendo hecho los episodios bulímicos mucho menos frecuentes que antes (que solían ser a diario y en repetidas ocasiones). Sé, estoy consciente que necesito más ayuda que la de un nutriólogo. Entiendo que mi problema debe resolverse de raiz y no desde las capas externas, sin embargo, sigo en ese proceso de lucha, de decidirme a buscar la ayuda correcta.

Y con esto, decidí que el fin de semana lo dedicaría a mí enteramente. No a internet, no a diseñar en Photoshop, no a servicios profesionales independientes. Tan solo a mí. Y sí, además de darme la oportunidad de tomar el ejercicio al aire libre -aún y cuando me sigue costando muchísimo el correr adecuadamente a razón de la operación de mis pies, me hice a la tarea de "forzarme" a actuar de manera sana y darme la oportunidad de recobrar la "felicidad" perdida e intercambiar la desesperanza y la depresión por una sonrisa. Además de eso y aún y cuando no continué con mi famoso ejercicio de "The Artist's Way" (y esto no quiere decir que en algun momento no lo retomaré), dediqué tiempo para hacer algo que hace mucho no hacía: leer un libro por gusto y no por obligación. Y gracias a mi querida Clari, a quien agradezco haber hecho la alusión de que me parezco a Verónika, protagonista del libro de Paulo Coelho "Verónika Decide Morir", me devoré el libro en una tarde, con la ambición de, ademas, ver el filme esa misma noche. Y así lo hice. Y me dejó muchas cosas en qué pensar. Gracias Clari.

Hoy, como es costumbre, o rutina, no lo tengo claro, me sentí un poco "down". Ante el primer síntoma decidí salirme de la casa, al jardín, con un libro que tenía empolvándose en la mesita de buró titulado "Vivir Es Un Asunto Urgente", obra de un cirujano español quien nos transmite, a través de una lectura bastante amena, la importancia del control del estrés y del manejo de las emociones en el diario vivir. Interesante y sí, me dejó también pensando ¿qué es exactamente lo que quiero, lo que he venido postergando por tanto tiempo? si tienen oportunidad, léanlo. Muy recomendable. El autor, el Dr. Mario Alonso Puig.

También terminé viendo el filme "Eat, Pray, Love" con Julia Roberts. Sentimientos encontrados. Con ganas de tener los "ovarios" que tuvo el personaje de Julia para dejar toda una vida de lado y emprenderse en un viaje para reencontrarse y reinventarse espiritual y emocionalmente. El filme no es malo -dicen que el libro es mucho mejor-, sin embargo, no sé si por mi negatividad constante o por mi objetividad fugaz-, considero todo en conjunto, poco realista, poco apegado a la realidad de la que somos parte. El HOY no es tan simple como para tomar una decisión de tajo dejando todo atrás. No al menos en lo personal. En fin, muy a pesar de mis quejas, el filme me gustó y, nuevamente, me quedé pensando. The never-ending why?

Un fin de semana que considero uno de los más productivos en muchos meses. Si bien no hice mucho, tangiblemente hablando, sí lo hice de manera "espiritual", "interna". Y es que es necesario comenzar a alimentarme de pensamientos, de acciones, de visiones, de gente positiva. De situaciones y circunstancias que si bien no sean 100% positivas, propongan un crecimiento personal para mí. Este fin lo logré. Este fin logré encontrar un pedacito de la Bárbara que dejé atrás hace muchos años atrás. Y me siento extrañamente bien.

Comments

Popular Posts