SOMETHING ROTTEN



Hace mucho que no dejaba unas líneas en el Diario de la Muñeca Soñadora. Muñeca que ha pasado de ser de porcelana a una desgastada muñeca de trapo.

Siempre he dicho que regreso a escribir a este espacio cuando me siento verdaderamente una mierda. Bueno, pues el término "mierda" no alcanza a definir ni un poquito el  cómo me siento hoy por hoy.

Supongo que la tranquilidad mental tiene un precio. La mía iba tan, pero tan bien, hasta hace apenas unos escasos meses. Había dejado de lado las chaquetas mentales para dar paso a algo sustancionso en mi vida, algo real, algo que me trajera satisfacciones palpables y ¿qué paso?... nada... ¿qué pinche fiasco! Me encuentro atorada tipo en un tubería de inodoro, no del que no puedo salir, sino del que no QUIERO salir. ¡Qué tipa que soy!

Ya no sé ni a qué atribuirle la razón de mi estatus actual. Comencé hace unos años con la muerte de mi padre que, si bien me marcó, no es posible que 10 años después siga afectándome de manera tal que me impida hacer mi vida al menos en un 80% ¿correcto? Así que descartemos esa posibilidad. 

Luego me vienen a la mente los constantes intentos de establecer una conexión aquí súper mágica, casi casi de cuento de hadas, con mis amistades. Tampoco funcionó. Si algo me ha quedado claro en esta jodida vida que he elegido vivir es que hay amistades para todo. Sí, hay amistades para salir de fiesta, para salir a beber, para salir al cine, para platicar de política y religión, para compartir tus gustos y obsesiones por Brian Molko... en fin, podría continuar con la lista pero ¿qué necesidad? Lo claro está que las amistades reales, sí existen pero existen en tan poca cantidad que la verdad no sé si nos alcance a todos los habitantes del Planeta al menos un amigo honesto y leal. 

Dejando el tema de las amistades atrás, se abre paso al escabroso tema de las relaciones sentimentales. ¡Qué tema caray! Vaya es que a mi Dios no me dio tantita gracia para salir adelante en esta materia. Me siento cual niña de 1° de Primaria que es enviada a un concurso regional de ortografía donde la mayoría de los alumnos que participan se encuentran cursando 4° año de Primaria o superior. ¡FUERA DE LUGAR carajo! Y aunque que le he requerido a Mr. God que me explique por qué carajos me mete en líos si ya sabe que tengo nula habilidad en la materia, el señor sigue divirtiéndose con mis tropiezos y hasta poniéndome más piedritas en el camino para verme azotar de boca y preguntarme entonces: "Ey Barbie, ¿te caiste?" -No cabrón, lo que pasa es que me encanta besar el piso.

Y así puedo seguir cuestionándome las mil y un razones posibles causa de mi estado anímico actual y sé que no voy a llegar a nada. Puede ser una mezcla de todo o bien, puede que ninguna de ellas lo sea. El asunto es que me clavo en un ejercicio sin solución y me histerizo y me frustro y no hay peor sentimiento que el verte reflejada al espejo como una auténtica pendeja porque ni siquiera puedes llegar al "meollo" del asunto. ¡Bonita cosa!

Y no, ni para buscar ayuda externa. Bien dicen que si uno no está plenamente convencido de necesitar esa manita extra, no sirve. Lo creo al 100%. Además tengo miedo. Miedo a que me saquen más traumas de los que ya tengo. Miedo a darme cuenta que no estoy jodida por lo que yo creo, sino por algo peor. El resultado va a ser el mismo a final de cuentas ¿no?: JO-DI-DA. 

Así que por mucho que me digan que debería acudir con un profesional, que sería una buena terapia, que me ayudaría a encontrarme a mí misma... ¡Al carajo! Ahórrensela porque no necesito encontrarme. Aquí estoy demonios! De carne y hueso (más carne grasienta que hueso pero eso es material para otro post) y no un holograma que necesita reencontrar su fuente de poder. 

¡Qué cosa más estúpida! Ahora me doy cuenta que eso de "re-encontrarse" y "re-inventarse" es simple y llanamente "recontra-pendejo"

Ni 10 horas de terapia semanal, ni 40 horas de meditación yogui a la quincena, ni 30 minutos de ejercicio -como mínimo- al día, me van a poder ayudar. 

Es un hecho que cuando una manzana se pudre, no hay poder humano que pueda volverla a su estado previo: madura y jugosa... sí, así como pasa en el video de "Return To Innocence" de Enigma.  ¡No! ¡Eso no pasa en la vida real! La manzana podrida, podrida se queda, lista para tirarse a la basura o dejarse consumir como abono, en la mierda...

¿Ven? De ahí que me sienta mierda.

Comments

Popular Posts