AMOR, DOLOR Y VICEVERSA

The last in line is always called a bastard.
I know...




Es extraño cómo el pasado puede tener tanta influencia en nosotros.

Cuesta demasiado respirar.

Un cúmulo de imágenes se agolpan una a una en mi memoria.

Tragar saliva es una tarea difícil y las lágrimas... las lágrimas brotan sin descanso... millones de pequeños rocíos de madrugada se acumulan en mis ojos.

Sabor a sal.

Y el miedo... ¿Qué hay del miedo?

Mis manos errantes… No paro de temblar.

La respiración más pesada.

Leo lo que escribo... Incredulidad... ¿Soy yo la autora de los pensamientos plasmados en una simple nota de Word?

Trago saliva... amargo… el momento.

Y rompo en llanto... Intempestivo… Inexplicable.

Sollozos profundos.

El rocío amanece nuevamente en los ojos… pequeñas gotas de incertidumbre ruedan por mis mejillas... están hambrientas... hambrientas de llegar al corazón.

No existe explicación… Tengo que seguir escribiendo.

El dolor oprime mi pecho… ¿Conoces esa sensación de despertarte en la mañana y sentir, no un nudo en la garganta, sino en el corazón?

Más sollozos.

Música de fondo… la de mi cabeza.

Cuestionamientos que atormentan… Y me desplomo.

Silencio.

Estoica ante los sonidos del mundo real… apenas los puedo oír… el trino de las aves…el motor de los carros… la melodía de la guitarra eléctrica... cascabel.

Trago saliva… Tengo que despertar.

Volteo la mirada, buscándole.

Mi eterno amante… mi compañero de cama.

Respiro… le miro... Reflejo.

Y me detengo.

No me apetece aún escribir su nombre… no quiero reconocer que le soy adicta.

¿Es acaso un mal incurable? ¿Acaso no puedo dejarle?

Extraño placer el que experimento en sus brazos… ¿Conoces ese dolor que, irónicamente, te hace sentir vivo?

Respiro... me calmo… aire en los pulmones.

Apenas alcanzo a escucharla... siempre la misma melodía en mi cabeza… la voz que eriza la piel.

Y despierto.

Volteo lentamente buscando encontrar a mi amante.

Miedo de que se haya marchado por la noche.

Esperanza de no volver a verle nunca más.

Mientras las últimas notas suenan en mi cabeza, anticipando el final, le miro fijamente.

Sí... ahí está.

Fiel… Inseparable.

Soledad.

Volteo la mirada... me pierdo en el blanco intenso del yeso del techo de mi recámara.

"Replay"... voz... guitarras... sentimiento.

¿Soy correspondida?

Sí... me corresponde.

Amor, dolor y viceversa.

*Escrito después de ver el filme "Amor, Dolor y Viceversa" protagonizado por Bárbara Mori y Leonardo Sbaraglia, y dirigido por el debutante Alfonso Pineda Ulloa.


Comments

Ignacio Velasco said…
Fume usted un poco de mariguana, verá que todo se compone y la vida pasa facilito.
RECOMENZAR said…
Encontré tu texto en el internet
me ha encantado besos

Popular Posts