Todo a su tiempo...

He estado tratando de pensar cautelosamente qué y qué no postear en este blog, todo a razón de un comentario cercano que, a groso modo, me tachó de inocente, al no creer que terceras personas -no bienvenidas- leyeran este espacio... y sí, me causó conflicto por un tiempo pero, finalmente, el fin del blog es precisamente ese, el dar a conocer la manera de pensar/sentir de autor, en cuanto a "x" o "y" tema, y, más que nada -y lo que más importa creo- mi fin personal no es esconder lo que pienso/siento, sino exponerlo, de cierta manera -digamos- me sana, me cura.

Así que si quisiera mantener mis escritos privados, well, tendría un diario -ok, lo tengo también- y no un blog como tal... pero no es así, so, aquí seguimos -y creo, seguiremos- por un tiempecito más.

Despues del breviario introductorio y con el miedo -sí, lo acepto- de revelar "too much" de mi presente, me gustaría contarles lo que me ha venido pasando en los últimos días.

Sin lugar a duda un rush de emociones y pensamientos ya que, como ya se los hice saber, soy la mujer de los eternos "por qués" y de los eternos "peros" también. Sin embargo, estoy trabajando en ello, tratando de superar mis propias expectativas que más bien se han convertido, a lo largo de los años, en mis propias limitaciones.

He de confesar que este 2010 no empezó nada bien, para ser sincera comenzó de la chingada, y supe que sería así -por lo menos hasta cuando yo lo decidiere- cuando comencé el año al compás de las 12 ya clásicas campanadas, llorando, desconsolada.

¿La soledad es cabrona no? Vaya que lo es! Y sin embargo no dejo de pensar que esa soledad, la soledad que cala, la del alma, la construye uno mismo, la provoca uno mismo... ¿Cómo? clavándose en situaciones no sanas, permitiéndolas, soportándoles, esperando de más... Y como diría mi sabia madre ¿para qué? ¿para qué buscarle tres pies al gato? ---> "el que busca encuentra", y miren que sí, en efecto, encontré.

Pero hoy -al menos hoy- agradezco todo eso que hallé, todas esas respuestas que me fueron proporcionadas por las fuerzas cósmicas que supervisan mi estancia en la Tierra. Al menos hoy sé que fue lo mejor, lo sano, lo transparente, y que, aún y cuando dolieran -o sigan doliendo de cierta manera-, esas respuestas son la clave para el crecimiento que tanto necesito a nivel emocional.

Maldigo el día en que nací presa de un horóscopo que me trae dando vueltas emo-tivas por la vida... Cáncer nací y como cáncer los sentimientos y emociones me carcomen. Ahora no sólo tengo que aprender todo a lo que estamos destinados a nivel cultural, necesario para sobrevivir, sino también tengo que aprender a manejar y hasta a contener mis emociones.

Ojo, eso no significa que deba de reprimirlas... eso es imposible y hasta dañino para la salud, creo... A lo que me refiero es que debo aprender a ser más empática con los súbitos sentimientos que presento y aprender a sentirlos de una manera no tan ansiosa como acostumbro... es difícil la tarea pero ciertamente no es imposible.

Hace unos minutos leí el nuevo post de un blog al que sigo hace poco, "Savatra", y el cual me ha hecho reconstruir, de cierta forma, mi manera de pensar y de deglutir las cosas que me suceden. Es increíble cuan empática me sentí al leer este nuevo post, relacionado justamente con mi "ahora", mi "hoy", mi "presente". Es increíble que apenas ayer actué de manera egoísta e infantil en un arranque de histeria y de incertidumbre, buscando a toda costa obtener las respuestas que hoy estoy segura, se me darán, sí, pero en el momento indicado.

Así como creo que "Dios/el Universo/Whaterver" no nos pone pruebas que no podamos superar, también estoy segura que no nos da las respuestas tan ansiadas hasta que estemos preparados para enfrentarlas... Tal y como lo expone la autora de "Savatra", si las respuestas obtenidas recientemente las hubiera obtenido aún antes, no hubiera sabido cómo manejarme, y quizá, hubiera terminando tocando fondo, un fondo que no quiero tocar por supuesto, porque simple y sencillamente no hay necesidad de ello.

Así que, básicamente, no me he de esforzar o forzar las cosas, para obtener las respuestas que quiero... Dejaré que "Dios/el Universo/Whaterver" me las hagan llegar a su debido momento y aceptaré con resignación, si es necesario, el hecho de quedarme en la duda ahora, porque no dejo de pensar que, quizá, esto sea mejor que saber la verdad -aunque, a ser sincera, la verdad está ya allí, la tengo presente... quizá es sólo que no la quiero digerir aún-.

Además el conseguir esas respuestas tan "anheladas" sería puro y simple mazoquismo y "Dios/el Universo/Whatever" saben que no quiero serlo... no al menos hoy por hoy.


Comments

Reina Azúcar said…
BBQ... la duda mata verdad? Pero vale más confiar en que el destino tiene preparado algo genial q llegará en el momento designado. No antes. No después. (aunque a decir verdad me esfuerzo por no ir a ver a L--K- y preguntarle mis dudas existenciales -que obviamente quedarían sin responder-)
Definitivamente, "la duda mata" pero también dicen que "la curiosidad mató al gato". Además, para qué empeñarnos en saber algo que, por intución -al menos en mi caso- ya sabemos ¿no? Creo que ya hice todo lo que podía hacer, al menos todo lo que puedo soportar (incluso L--K-) y las respuestan no llegan sino a su debido tiempo. Tal vez sea lo mejor...

Popular Posts