COLAPSANDO

Todo, después de un final
Todo vuelve a comenzar
Solo hay q entender q nada es por siempre
Todo vuelve a comenzar

Necesitaba escribir unas cuantas líneas porque, simplemente, ¡ya era hora!.

Sí, así como lo oyen -en este caso, lo leen-, ya era hora de romper cadenas que ataban a pasados en extremo caducos -valga la redundancia-, de borrar el dolor innecesario y, sobre todo de aprender a soltar, a dejar ir.

Hoy me considero sumamente afortunada, por muchas cuestiones, en toda área que conforma mi vida y hoy, sí, hoy, puedo gritar a todo pulmón: ¡SOY FELIZ, PORQUE ASÍ LO HE DECIDIDO, PORQUE QUIERO SER FELIZ!

La vida es tan corta y, desgraciadamente, muchas veces no nos damos cuenta de ese pequeño pedacito de tiempo que nos fue regalado y lo desaprovechamos, sí, lo malgastamos. ¿De qué sirve vivir cada día cuestionando cada una de nuestras acciones, viviendo en el "hubiera", si bien podemos, simple y sencillamente, vivir el "hoy", el "ahora", el PRESENTE?

Y sí, puede que estén riendo al leer esto, porque sabemos perfectamente que no soy la persona menos aferrada al pasado y a los "hubieras" que existe sobre la Tierra, pero hoy, al menos por hoy, me siento dueña de mi misma, dueña del mundo... DUEÑA DEL UNIVERSO.

Sí, toda alegría y, necesariamente, toda tristeza, tiene un final... Entonces, ¿por qué avocarnos a clavarlos en uno o en otro, si podemos vivir ambos, al 100% o al porcentaje necesario al menos y seguir adelante?

Sí, es necesario entender que todo, absolutamente TODO, tiene un final, para bien o para mal -conceptos que considero en demasía subjetivos y en absoluto universales-; es necesario asimilar que todos y cada uno de nosotros, tenemos más de una oportunidad para volver a comenzar.

"A partir de la aceptación obtenemos la serenidad y la capacidad de seguir adelante"

Comments

Popular Posts