Invencible


Es increíble cómo este trecho al que llamamos “vida” gira constantemente dejándonos atónitos con cada destino que nos pone enfrente. Es increíble cómo esa fuerza cósmica -inserten la etiqueta de su preferencia- se encarga de recalcarcanos, una y otra vez, que efectivamente, sí se puede, sí se puede vivir plena y satisfactoriamente.

Lo que muchas veces pasa es que, creciendo en un entorno social del que ordinariamente recibimos reproches y tachaduras, es casi imposible que logremos dilucidar acerca de lo que realmente queremos o esperamos de nosotros mismos sin encontrar una excusa en el camino.


Pero es cuando una vez que aceptas que no existe más que un mañana brillante, tan brillante como tú lo quieras, como tú lo decidas, es entonces que te vuelves consciente del poder que tienes en tus manos y de la empatía que, finalmente -como tanto lo habías buscado-, puedes llegar a experimentar con esa realidad tangible que un día te carcomió el pensamiento entre incertidumbre y dolor.


Sí, es cierto, este camino está lleno de sinsabores, pero, a decir verdad, ¿qué sería de nosotros sin esos amargos momentos? ¿qué sería sino un borroso y mediocre bosquejo del personaje de tira cómica que podemos llegar a ser?

Por lo menos hoy estoy segura de querer ser esa “Mujer Maravilla” de las caricaturas del Canal 5. Tenaz, decidida, sin dubitaciones ni miedos infundados. Al menos hoy, estoy segura.

Al menos hoy, me siento invencible.


Comments

Popular Posts