I Know...






Insomnio... Pensamientos... Ansiedad... Una revolución de sentimientos en el corazón... Un bombardeo de recuerdos en la cabeza... Ansiedad que me carcome lentamente... Soledad que se ha convertido en mi mejor amiga y mi peor enemiga... No puedo distinguir más... No puedo ni siquiera encontrar una razón válida para sentir lo que hoy siento... Me repito constantemente que estoy bien, que me siento bien, que esto es lo que quiero, pero dentro, muy en el fondo, casi enterrado, sigue el eterno cuestionamiento, ese que me hace dudar, ese que me hace temer, ese que me hace el ser oscuro que suelo ser y del cual -agraciada o desgraciadamente- estoy orgulla.

No alcanzo a reconocer lo que quiero, lo que anhelo... He pasado -literal- de un mundo real a un mundo pleno de fantasía.... ¿Por qué? Es simple... Porque allí puedo ser, puedo existir, sin ser cuestionada, sin ser juzgada, sin ser monitoreada, puedo ser yo... pero la pregunta que sigue latente en mi sangre... recorriendo todo mi cuerpo... llenándome de un súbito desasosiego: ¿Es esta la persona que realmente eres o la que quieres ser?

No sé... ¿Qué deseo ser? ¿En qué o quién deseo convertirme? Sometimes quiero ser la persona que te demuestre la fuerza interior, la voluntad inquebranable pero lamentablemente, entre lágrimas y sollozos, siempre termino demostrándome lo contrario... ¿Quién soy yo para demostrarte lo que visiblemente no soy? ¿Quién soy yo para pretender ser maestro si ni siquiera he sabido ser alumno? Y caigo y vuelvo a caer en contradicciones absurdas... Porque sé que tú no vales la pena, ni tú, ni tú... ninguno... ninguna... Pero acepto que cada una de las experiencias vividas, cada palabra -verdad o mentira-, cada acción -desinteresada o malintencionada-, cada mirada -directa o desviada-, me ha convertido en lo que hoy estoy orgullosa de llamarme, con tristeza, sí, pero finalmente, me encuentro en el estado más puro y menos doloroso para mí... hermitaña .

Quisiera sentirme un tanto "bubbly" again, pero a querer y no, siempre termino en el suelo, allíí donde me conociste y de donde irremediablente -he de aceptar- no me he podido levantar... Y lo peor de todo es que he encontrado cierto gusto en ello, en estar allí, sola, como hasta ahora...

Mi caparazón casi sellado... Si salgo al mundo es para seguir comentiendo pendejadas... ¡Qué incoherente! ¡Qué hipócrita! Entonces ¿para qué salir? ¿para qué poner en juego -aún más- la estabilidad emocional y física? ¿Para qué?

De pronto mis pensamientos, mis fantasmas se alejan... La música comienza a hacerse más latente, el dolor de las letras me pega, como cruel látigo sobre su víctima: "I know you love the song but not the singer... I know you want the sin without the sinner... I know..." ¡Qué cosa más cierta! ¡Qué palabras más llenas de verdad! Dices ser amigo y sinceremente es que distas mucho de ello... dices entenderme pero jamás será posible porque simplemente no te encuentras en mi lugar... no hoy al menos... Te atreves a decir que estás para mí, sincera y desinteresadamente, sin segundas intenciones y eres sólo un hipócrita más... No sé, no sé si yo soy la que lo provoca o simplemente tengo pegada en la frente un papel que diga "Go on... fool me babe!".

Y me siento estúpida por culparme, porque al final del día sé que no es mi culpa... Pero también entiendo -o quiero creer- que no hay culpas... Simplemente no existe ese "click" de almas, de corazones, no existe ese real entendimiento de la esencia de una persona, no existe un sincero y desinteresado sentimiento y, por ende, no existe acción coherente en nosotros.

¿Qué soy para tí? ... y lo más importante, lo que sigue comiéndome poco a poco... ¿Qué soy para mí?




Comments

Popular Posts