One Last Standing?



I said i made a mistake,
failure without recognition.

Esperaba que la impresión feneciera con las horas... con el trabajo acumulado, con el simple y sencillo hecho de distraerme, un tanto, de la realidad... pero nunca sucedió, aún sigo en pleno "shock".

Y sé que, finalmente, no tendría por qué sorprenderme. La naturaleza humana es eso: esencia y carácter. Naturaleza que llevamos y llevaremos marcada siempre, como un tatuaje, como un código de barras que nos distingue... nos diferencía.

¿La gente cambia? Pienso que aún y cuando puedan ver modificado su comportamiento, aún y cuando parezca que puedes llegar a convertirte en ese ser que, o nunca pensaste, o bien, nunca quisiste convertirte, el verdadero yo, esa esencia con la que naciste, bueno o malo, noble o egoista, extrovertida o tímido, sigue latente y seguirá así mientras cada uno de nosotros no aprendamos a sobrellevar con inteligencia nuestras emociones y, por ende, nuestras acciones.

Y de pronto, aunque aún un tanto petrificada por la noticia, aunque aún un poco indrédula, me río... me río y me suelto a carcajadas, pero a la vez, el orgullo y la ira me consumen... me ahogan como una oleada repentina, sin aviso ni escape alguno.

Y me pregunto ¿Por qué? ¿Por qué a final de cuentas me sorprende? ¿Rencor? En días previos quizás... Ahora... ahora puedo asegurar que no más. Pero no deja de sorprenderme lo ilusa o lo estúpida que puedo llegar a ser, inclusive lo fácil que me resulta "dejar ir", "olvidar", "perdonar". Hace pocos días yo sólo trataba de entender por qué alguien tan diferente a mí tenía "privilegios" que jamás me fueron brindados, títulos o etiquetas que de alguna forma yo esperaba en su tiempo asumir... y finalmente, terminaba lavándome el cerebro pensando: "¡Y qué importa! Si esto demuestra que una persona puede cambiar, adelante..." y finalmente cerraba mi argumento con broche de oro, con esa frase tan trillada que todos conocemos: "A mi sólo me interesa que tú seas feliz".

Y más allá de lo sucedido, no entiendo las circunstancias, el entorno, los cómplices. No entiendo la mentira, lo oculto, lo negado o simplemente, lo omitido.

Las personas no dejan de sorprenderme... La capacidad de raciocinio que nos fue brindada es una maravilla, honestamente lo es... pero hasta en el mejor de los casos, se necesita cerebro, corazón y huevos, para saber usarla y sacarle buen provecho.

Cada día me convenzo más, hay mucha gente que deja mucho que desear, por lo menos en mi vida. Para mí hoy eres incredulidad, desilusión, tropiezo, dolor, confusión, lástima y resignación.

Comments

Popular Posts