The Sweetest Moments


Necesitaba un fin de semana tan lleno de energía como el que acaba de pasar. Es increíble cómo cosas tan simples nos llenan de manera plena, cómo una plática puede satisfacer y callar todo pensamiento redundante, cómo 5 minutos con las personas que consideras más cercanas hacen la diferencia en tu estado de ánimo.

Sin negar que las cosas han cambiado de sobremanera, sin obviar el sentimiento de nostalgia de épocas pasadas, sin olvidar la actual situación de todas y cada una de las personas involucradas en mi vida, es que puedo darme cuenta de lo mucho que necesitaba retroceder un poquito, volver a sentirme en familia, protegida, entendida y por supuesto, el volver a convivir, a pasar ese tiempecito con mi sweet sweet family.

Una de las salidas más provechosas desde hacía algun tiempo. Una velada que se convirtió en la narrativa de los acontecimientos actuales y el recuerdo del pasado. Las risas, las sorpresas, los enojos, las dudas, todo, en absoluto, lleno de energía positiva, aún cuando la situación de la que hablásemos no lo ameritara.

Procurando reflexionar sobre temas que, aunque cada una debe vivir de manera distinta de acuerdo a su edad, resultan ser al final del día de interés general. Procurando escuchar y aprender, procurando ser objetivas y entender.

Me hacía tanta falta este pequeño tiempo con ellas y hoy, me siento revitalizada, con el alma ya sanando, para seguir adelante. Sé y confirmo que mi sweet sweet family fue, es y será, por siempre, el círculo en que pueda desesvolverme como soy, como deseo, sin reproches, mas sí con puntos de vista imparciales; es el cículo en que puedo ser yo, sin ataduras o caretas y es el círculo que después de mi familia sanguínea, representa más en vida.

¡Un brindis por la Suite E-400!

"... yo creo que para las mujeres… lo importante es la amistad, la complicidad, el cariño… No hay dobleces, es todo dulzura y amor…"

Comments

Popular Posts