Dazed & Confused



"No pude con ello y me derrumbe.
Pero volví, puse buena cara, pensaron que estaba bien.
Viene la calma y luego de nuevo la tormenta,
a veces es natural no estar bien"

Ha resultado sumamente difícil que Barbie defina realidad y fantasía. Definitivamente, aunque trate constantemente de mantenerse al margen, lejos, "safe", no lo puede lograr, no aún. Aun así, no se puede negar que la situación ha mejorado en demasía, Barbie se siente más tranquila conforme pasan los días, y extrañamente, aunque exista nostalgia, la valoración objetiva de las situaciones termina, necesariamente, en demostrarle una y otra vez, que no pudo tomar mejor decisión que la adoptada hace días: Dar su justo valor a las cosas, las personas, las circunstancias. No tiene caso desgastarse por lo que no merece tal desgaste.

Mucho ha tenido que ver el apoyo de personas especiales en la vida de Barbie. Especiales en cuanto a lo vivido, lo aprendido, lo sufrido, lo perdonado. Y como sucede casi siempre, en retribución a ese apoyo y el ansia insaciable de reinventarse, le resulta necesario apoyar de la misma forma, por deber moral, y un tanto por culpas del pasado, a esa persona que hoy sufre lo que ella sufrió hace ya algunos años.

Y muy segura se adentra, se abre, le ofrece un hombro en el cual llorar, una mano de la cual asirse para salir adelante. No permite esta vez chantajes. Barbie nunca ha sido partidaria de la lástima que un ser humano puede llegar a sentir por sí mismo en ciertas circunstancias (aunque a nivel personal no lo haya aplicado el 100% de las ocasiones). Y así es que, tratando de animar y de sacar adelante, poco a poco va cayendo en verdades, ocultas, obviadas, verdades que duelen, sentimientos que no están muertos aún.

Y la confusión la invade. Sabe que no hay amor sino mucho cariño. Existe admiración y un tanto de dependencia. Pero de repente, ante la claridad, la transparencia, de una relación que ella creía sumamente distinta, se topa con pared, y el golpe esta vez no es sólo al corazón, sino a la razón, a la vanidad, al orgullo, al ego.

De pronto siente estremecerse y no puede dejar de preguntarse, en silencio, pues tiene miedo de hacerle esta pregunta a él -¿Será posible que la haya amado más que ella? ¿Es posible que "años" se olviden por "meses”?-. Y sí, se siente desplazada, olvidada, enterrada. Dicen que nunca es demasiado tarde, Barbie siente que el valorar lo vivido, lo hizo demasiado tarde. La impotencia es grande, extrema..Siente un abismo entre ambos, no termina de entender el cómo ni el porqué.

No sabe qué pasa. Se siente herida, lastimada, y lo peor de todo, de la persona de quien menos lo esperó. Y aún así, a criterio muy personal, Barbie la considera esencial en su vida, por lo menos hoy, ahora, en su presente. No busca un futuro sentimental pero sí un futuro donde necesariamente esté presente, a su lado ¿La calidad? Aún no puede definirla. Y puede ser difícil. Lo vivido conlleva a confusión continua y es así que las heridas vuelven a abrirse con facilidad. Y no puede dejar de pensar -¿Cómo dejarlo ir si es la persona que provoca que ella se cuestione, constructivamente, actos y pensamientos?- Puede que no siempre, o casi nunca, siga sus consejos, pero le es sumamente importante su opinión, porque es la persona con la creció, con la que se reinventó irremplazable. ¿Sano o enfermizo? No es cuestión de adjetivos, aunque Barbie quisiera que lo fuera, porque sabe que por lo menos ahora duele lo que ocurre. No quiere pensar que es egoísmo, orgullo herido, ego lacerado; mas no puede dejar de aceptar que sí, que en parte lo es, que es duro saberse reemplazado después de haber sido el “todo” en su vida.

Pero sabe también que era de esperarse. La gente cambia, la gente sigue su camino y ella, en su tiempo, explícitamente se lo pidió. Ahora, sabe que no siente arrepentimiento por ello, pues era lo mejor para él, pero no deja de pensar en lo que pudo haber sido, lo que sería ahora y lo que podría ser a futuro. Nada está escrito, y consciente de que esa persona es apoyo, es pilar, es columna, es que desea y decide mantenerlo a su lado. No hay calificativos, no hay daño, y aunque lo hubo, y aunque lo hubiese hoy, un pequeño porcentaje de la esencia de Barbie se finca en él y su significado, más allá de todo daño, más allá de toda negatividad.

Nadie dijo que las relaciones humanas son fáciles. Cuando se involucran sentimientos tan grandes, tan profundos, cuando se viven experiencias tan enriquecedoras, no podemos clavarnos en lo “malo”, lo “enfermizo”, no podemos obviar que existen personas que marcan nuestra existencia aun y cuando las circunstancias se vuelquen en un escenario que el día de hoy nos parece inhóspito, desolado, desconocido.

Quiero encontrar a la persona de la que me enamoré, de la que me aferré para levantarme y para encontrar nuevamente las ganas de vivir, de existir. Quiero encontrar a la persona que me marcó como amiga, como pareja, como ser humano, como mujer. Quiero encontrarla porque hoy me necesita, y a pesar de que duela, aquí estoy, porque si algo aprendí de ti es a dejar atrás egoísmos estúpidos y egos innecesarios. Sólo te pido que, como algún día me abriste el corazón y te entregaste con plena sinceridad, lo hagas hoy de la misma manera, en circunstancias distintas sí, con cariños diferentes sí, pero con la consciencia de que fuiste, eres y serás arteria vital para mí.

Comments

Popular Posts