So tired...



powered by ODEO

El dormir y despertar con esa sensación tan singular que algunos llamamos "un hueco en el estómago" se ha vuelto recurrente en mí y hasta de cierta manera, demasiado fastidioso. El día de ayer no fue la excepción, dormir esperando, despertar esperando... Y me pregunto nuevamente si tendré un límite, claro que debo tenerlo pienso, claro que existe ese límite, pero el problema es que aún no he decidido llegar a él.

No comprendo ampliamente el por qué de mis actos y de mis reacciones... y sinceramente, no quiero ni pretendo conocerlo. Me asusta pensar que hago las cosas por las razones equivocadas, y quiero pensar entonces que hago las cosas por la simple y sencilla razón de que es "lo que quiero hacer". Pero la verdad, a quién engaño, no es lo que quiero, no es lo que pretendo, muchas veces ya he tapado el sol con un dedo y me estoy cansando de seguir obviando situaciones, sentimientos, personas. Me estoy hartando de seguir teniendo miramientos hacia aquello que en realidad no aporta nada valioso en mi.

Todo son experiencias, pensarían muchos. Sí, efectivamente, experiencias, para bien o para mal; experiencias que creo no siempre es necesario vivir, creo que hay aprendizajes que ya debieran haberse quedado grabados en mí, pero tal parece que aprieto "delete" y decido ciclarme, y vivir las situaciones, asfixiantes, desgantantes, una y otra vez.
Y me ensaño, soy terca, necia, obstinada. Frases como "el que no arriesga, no gana" o "querer es poder" a mí no me vienen bien, no ahora que me declaro enferma mental y sentimentalmente hablando. Esa terquedad me cega, y tarde o temprano hará que me enfrente a las consecuencias de mis actos al día de hoy.

¿Que si he disfrutado este tiempo? Por supuesto, de cierta manera ha sido gratificante en determinados aspectos de mi ser. ¿Ha generado dudas y sinsabores? Por supuesto, es natural que una persona tan indecisa como yo, permanezca llena de interrogantes aún y cuando hace las cosas a plena conciencia. Pero simplemente hoy, me canso de esperar, de escuchar, de tratar de entender lo que no necesita explicación. Barbie está conciente de lo que pasa, de lo que tiene y de lo que carece, de lo que se demuestra y de lo que se impide demostrar, de quién está y quién permanecerá ausente. Mas no puede distinguir entre verdades y mentiras... quiere creer que todos los actos, las palabras, tienen una razón, un fin, más alla de determinar el carácter de las mismas... Bueno o malo, interesado o indiferente, amor o pasión, son calificativos que le resultan al día de hoy innecesarios...
Y revela sus sentimientos, no hacen falta palabras, sus acciones lo dicen todo, la delatan. Y esto influye, tiene peso en la toma de decisiones de terceros... Y qué triste que no se valore muchas veces... Nadie está obligado, pero todos deberíamos aprender a medir en la balanza, a tomar en cuenta, a escuchar, a dar, a entregar.

Desilusión, decepción y desesperación... Qué más da si obtiene respuestas, qué más da si en el fondo sabe que es solo momentáneo, pasajero, efímero.

Barbie está cansada... cansada de esperar...

It's horrid to see you again, now that you back from the dead
It's horrid to see you again, so bored of being you
It’s horrid to see you again, acting like you’re on some kind of cross
It’s horrid to see you again, an emotional retard

Comments

Popular Posts