Happy Anniversary!


Barbie se levantó hoy con un poco de ansiedad después del pequeño break que tuvo el día de ayer por celebrarse en México, el famoso "Día de Muertos"... y es que, a querer y no, es una fecha en la que irremediablemente le vienen recuerdos de su padre, quien sigue siendo pilar esencial al transcurrir de los dias...

Barbie, a pesar de tender a sentir cierto dolor en estas fechas, pasó tranquila el día... y a decir verdad, el pensar en su padre no fue motivo de llanto o tristeza profunda, sino más bien de una pequeña nostalgia, melancolía... y es que, a pesar de que el tiempo se acrecenta, de que los días pasan convirtiendose en semanas, y las semanas en años, ella no desea olvidar su rostro, sus gestos, sus palabras... y en ocasiones, en ese afán de tenerlo presente, se siente sola y recuerda aquella semana, la más larga y la más efímera...

A pesar de todo, Barbie poco se enfocó en "sufrir" por la ausencia de su padre... porque de cierta manera, cierto es, él no se encuentra ausente... y es así como da gracias a Dios de encontrarse a su lado, aunque no físicamente, en alma y corazón...

Y hoy, 3 de Noviembre de 2006... Barbie se levanta y vuelve a su mente... Una fecha para recordar con alegría, para reir inclusive con las anécdotas que su madre cuenta... Hoy hace 28 años, enfrente de un pequeño parquecito de la ciudad, su padre y su madre contrajeron nupcias bajo circunstancias un poco... cómicas e inusuales...

Y Barbie no puede dejar de reir al tratar de imaginarlos... a ella llegando temerosa de no encontrarlo y de tomar la decisión que cambiaría al fin su tan firme posición de años pasados... a él, escondido esperando que ella llegara... Finalmente juntos, finalmente casados... preparandose para dar la súbita noticia a los familiares...

Barbie sigue sonriendo porque si bien es cierto que apenas ayer sentía un nostálgico dolor por la pérdida de su padre, el día de hoy él le recuerda que está, que permanece y que estará por siempre en sus recuerdos, en los de su madre, en los de su hermano... y que, por encima de todo, permanecerá por siempre en su corazón... con una sonrisa, con su enérgica voz que irónicamente tranquiliza a Barbie... con las palabras que siempre harán que Barbie recuerde que hay un mañana, y que irá acompañada en ese mañana de su mano: "Te quiero princesa"...

"Aunque las circunstancias de la vida hoy nos separan, siempre habrá un cielo que nos una".

Comments

Popular Posts